Tips Para Disminuir la Ansiedad del día

La ansiedad generalizada es como estar ansioso en todo momento del día, lo que alguna vez me dijeron que es una “ansiedad flotante”.

Hace poco empecé el camino para recuperarme de la ansiedad que me molestaba día a día. Quisiera poder describirles, y decirles que es fácil lidiar con ella pero la verdad es que no hay palabras, y en el momento las emociones son tan intensas que uno siente que no tiene control de nada. 

En este último mes he descubierto que hay ciertas costumbres o tips que hay que implementar en nuestra vida si sufrimos de ansiedad, especialmente porque nos ayudan a calmarnos en esas crisis nerviosas o ataques de pánico que pueden ser leves o muy graves, y que gran parte de la recuperación está en nuestras manos.

Algunas de las cosas que los que vivimos quienes sufrimos de ansiedad son: tensión muscular, debilitamiento, baja memoria y concentración, miedos, inhabilidad para relajarse, preocupación constante, problemas de respiración, frecuencia cardiaca acelerada, molestias estomacales, etc. Todos estos síntomas resultan muy molestosos para desarrollarnos en el día a día, pero mucho de esto tiene una raíz.

De hecho la ansiedad está bastante relacionada con los pensamientos y las emociones, dos de las facultades que nos caracterizan como humanos; y que, gracias a Dios, podemos controlar. Aunque a veces se pasen de pesados y nos hagan sentir lo que no queremos, y pensar lo que no nos gusta. Podemos contra ellos.

Hoy les cuento de los tips que mejor me han ayudado para lidiar con la ansiedad del día a día.

Watercolor woman silhouette of lotus yoga poseHaz una pausa:

Cuando estés en una situación (o te estés anticipando a una) y sientas muuucha ansiedad, debes para de hacer lo que sea que estás haciendo. Ponte a analizar la situación: ¿qué está pasando? ¿en qué piensas? ¿qué sientes? ¿cómo puedes mejorarlo? ¿cómo quieres reaccionar?  Esto se logra con practica, pero hacer una pausa es muy bueno para aprender a responder a situaciones que originalmente ocasionarían una respuesta disfuncional de nosotros. Si ya has hecho algo que no te ha agradado, y que fue comandado por tu ansiedad, aprende de eso. Analiza por qué te comportaste así y qué pensamientos y emociones te llevaron a ello para que a la próxima sepas qué hacer y puedas así modularlos. Date un tiempo, si la cosa se pone fea, puedes ir a un lugar tranquilo (hasta a un baño público) y calmarte, tómate el tiempo que necesites.

Medita

La meditación es algo que he incorporado poco a poco a mi rutina diaria, y de hecho es importante la constancia en esta práctica, para que así el cuerpo aprenda a disminuir sus respuestas alteradas y a calmarse cada vez más. Toma 10 minutos de tu mañana y otros 10 de tu noche, échate o siéntate con las piernas cruzadas. Deja atrás todo pensamiento, no lo sobre pienses, obsérvalos y listo. Siente cada parte de tu cuerpo, haz como un escaneo. Siente desde tus pies hasta tu cabeza, puedes poner una música de relajación mientras haces esto. 

Respira

La respiración va de la mano con la meditación, en esos 10 minutos mañana y noche. Aprende a respirar, inspira largo por la nariz hinchando tu panza (no se deben mover los hombros hacia arriba ni hacer mucho ruido al respirar) y expira por la nariz largo y tendido también. Sé consciente de la respiración, a mi me funciona mucho ponerle un color al aire que inspiro y al aire que expiro. Hazlo por el tiempo que desees hasta que te hayas calmado en caso de una situación que despierte tu ansiedad. Recuerda siempre agradecer el día.

Acepta los pensamientos intrusivos

La ansiedad siempre viene acompañada de una serie de pensamientos irracionales que muchas veces me sorprenden, y que ante cualquier persona son realmente cualquier cosa. Pero son pensamientos automáticos que se disparan ante situaciones de “alarma”, y que son muy difíciles de controlar. El truco está en no odiarlos, no decirles váyanse y sufrir por ellos; sino a aceptarlos, verlos pasar por nuestra cabecita y decir bueno, eso pienso ahorita, PERO puedo pensar otra cosa. Nunca desmerezcan lo que piensan o sienten, todo vale. 

Háblate bonito

Esta es la contraparte a lo intrusivo, nuestra respuesta, nosotros tomando el control de nuestra mente y no viceversa. Al principio yo no creía en todo eso del “self-talk” y lo importante que es hablarse bien a uno mismo (todos tenemos un mini diálogo dentro nuestro, ¿te has puesto a analizar el tuyo?). Pero luego de que lo empecé a practicar me di cuenta que sí tenía efecto. Empecé haciéndolo cuando tenía que exponer, situación que me pone muy ansiosa, y me decía a mí misma “oye, tú puedes” “te va a ir bien”; mientras que el otro lado de mi cabeza me decía “¿qué van a decir de ti?” y mil cosas más que me destruían, y así se da una guerra de esas pero en mi cabeza. Poco a poco el positivismo se apodera y de verdad que cala, el cerebro lo recibe como señal de “calma”, tanto como la respiración y su efecto.

Escucha un playlist clásica

Soy amante de la música, y esta es mi gran salvadora en momentos de ansiedad. Siempre tengo un playlist en Spotify de canciones que me calman, nada de gritos o canciones de fiesta, sino de esas que te hacen sonreír y relajarte aún más. Normalmente es música de full piano, violín o chelo. La música tiene un poder terapéutico sin precedentes, y definitivamente es un gran complemento al manejar la ansiedad.

Mantén cerca a ti frases motivadoras

Otra de las cosas que pensaba que eran súper cursis o inútiles y que me ha servido horrores. Tengo en mi cuarto varias frases positivas y de motivación en mi pared, que leo cada día y cada noche. Como les digo, el cerebro registra todo y mucho más aquello a lo que es expuesto día a día. Es muy sabio. El lockscreen de tu celular debe ser algo que te motive y te de punche para el día. Ten en tu teléfono un álbum de frasecitas, o escribe en tus notas algunas que se te ocurran durante el día. Todo esto es muy valioso.

Y bueno! Eso es lo que más me ayuda a lidiar con mi ansiedad, que puede controlarse pero es algo con lo que se vive toda la vida! Todavía no hay una cura perfecta, y la verdad esque a veces estos problemas se vuelven parte de nuestra personalidad y de quiénes somos, y no me avergüenzo de esa parte de mi. Pero sé que tengo el poder de calmarla cuando se pone fregada. Sé que todas estás cositas, si las conviertes en un hábito, te ayudarán a ti también. Son mis mejores consejos desde el corazón.

Les mando un beso enorme! Me encantaría que comenten qué cosas les ayuda a ustedes, o si les sirvió de algo este post, además de qué otras cositas quisieran que hable para #mente 🙂 

Ani 

Mis redes sociales:
Instagram: veggieanablog
Facebook: https://www.facebook.com/veggieana/
Snapchat: anapepepe

 

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Tips Para Disminuir la Ansiedad del día

  1. Hola! En serio gracias por todos estos tips, yo estoy aprendiendo a manejar la ansiedad, estoy meditando hace 2 semana más o menos. Lo malo es que ahora me dan unas ganas tremendas de fumar, cuando lo hago me siento super relajada, obvio se que es recontra malo pero no se como quitarme las ganas de hacerlo.
    Salgo a correr en la mañanas y soy vegana, pero no se como controlar eso:(
    Ayudame porfa!

    Me gusta

  2. Mis felicitaciones por el camino que estás realizando! Me encantaron tus consejos, te cuento que yo también estoy en ese proceso y coincido contigo sobre lo mucho que ayudan todos los tips que haz mencionado. GRACIAAS POR COMPARTIRLOS! y amoo tus platos veganos que publicas! Sigue así! ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s