¿Por qué no puedo dejar de comer queso?

Esta es una de las dudas sobre las que más me escriben…

Cuando converso con personas que no son veganas, escucho frecuentemente que no pueden ser veganos por el queso. Recibo comentarios como “en verdad quiero ser vegano, pero NO PUEDO DEJAR de comer queso” o “me gusta demasiado el queso como para volverme vegano.”. Solía pensar que era por egoísmo, por no abrir los ojos o por falta de voluntad. Pero existen estudios que muestran que el queso puede ser físicamente adictivo. 

En este estudio (2015), se seleccionó como muestra a 500 estudiantes de Yale, y se les hizo escoger cuál era la comida más adictiva para ellos, que fue en su mayoría la pizza con queso. Así, el estudio dio evidencia de que algunas comidas, especialmente las más procesadas, podrían tener características en común con el uso de las drogas, por el efecto que tienen en nosotros. 

Algunos otros estudios posteriores que se hicieron principalmente con la leche, se encontró que la leche contiene caseína, esta es una proteína que se deshace durante la digestión y genera una gran cantidad de OPIÁCEOS. Sí, opiáceos llamados casomorfinas. De por sí la leche posee caseína, y el queso en muchas más cantidades porque es un producto lácteo concentrado. Se pensaba que esto no tenía efecto alguno en el cuerpo, sin embargo, un estudio en Polonia reveló los efectos que tiene en el cerebro este componente. No es un secreto que los opiáceos generan la activación del circuito dopaminérgico en el cerebro, y por tanto hacen que la persona requiera cada vez más de aquello que le causa placer. Sin embargo, hasta ahora no se ha demostrado que genere una sensación de “analgésico” como las drogas suelen hacer. Pero sí podría explicar el porqué de la dificultad de dejarlo y la necesidad de consumirlo constantemente. 

El doctor Neal Barnard, presidente del  Physicians Committee for Responsible Medicine, señaló también que encontró evidencia en estudios que demostraban que “El queso contiene otros compuestos parecidos a las drogas. Contiene un químico parecido a una anfetamina llamado feniletilamina, que también se encuentra en el chocolate y las salchichas. Y hay muchas hormonas y otros compuestos en el queso y otros productos lácteos cuyas funciones todavía no se entienden “. 

El tema continúa en controversia (teniendo en cuenta la corrupción de la industria láctea en todos los ámbitos de otras industrias), pero hay algo muy cierto a parte del efecto en nuestra salud. Lo importante es que los  lácteos son productos de sufrimiento y abuso extremos. Las mamás vacas son muchas veces abusadas con tal de que produzcan más, alterando su organismo y sus hormonas ya que se les carga con embarazos y ordeños constantes que sus cuerpos dan, resultando en su muerte 20 años antes de su tiempo de vida natural… sin mencionar que al NOSOTROS usar su leche (que en realidad es para los terneros), sus crías son desechadas y con desechadas me refiero a llevadas a matar. ¿Triste, no? Así que por más adictivo y “rico” que pueda ser, no vale la pena apoyar este tipo de abuso. En tus manos dejo el cambio.

*TODOS LOS LINKS CITADOS EN LAS PALABRAS SUBRAYADAS, CONSULTARLOS.

Mis redes sociales:
Instagram: veggieanablog
Facebook: https://www.facebook.com/veggieana/
Snapchat: anapepepe

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s